Motivos para… sonreír y ser feliz

Por María Belén Sánchez, fsp

 POR LO QUE SOY

FelicidadAl percibirme a mí mismo, criatura de Dios, hecho a su imagen y semejanza, el primer sentimiento que aflora en mí ser es el agradecimiento.

Este agradecimiento poco a poco se vuelve amor al mundo, a la vida y a todos los que compartimos el mismo gozo de ser.

De este sentir, la sonrisa surge espontánea.

Sonrío porque soy persona, porque en lo humano tengo la aspiración a lo divino; porque soy a la vez el reflejo y espejo de Dios.

Por todo esto y por mucho más, me veo impulsado a sonreír.

“Alégrense porque sus nombres están escritos en el cielo”, dice el Señor (Lc 10,20).

   POR LO QUE QUIERO SER

HPIM6792

La sonrisa da brillo al ideal que se cultiva amorosamente día con día a lo largo del sueño y en el sueño.

Mi ideal es lo que yo anhelo, lo que yo quiero intensamente y con amor; no lo que hago con cara agria ni a la fuerza; si no con entusiasmo en el corazón y la sonrisa en el rostro.

Y si mi ideal se presenta fatigoso, arduo o empeñativo, con mayor razón le añado la sonrisa para iluminar con ella mi senda.

Esa misma claridad será la fuerza que me impulse a ir siempre más lejos y más alto; porque mi ideal es como el tesoro escondido por el cual “vale la pena venderlo todo” (Mt 13,44).

 PORQUE TENGO VIDA

Sonreír a la vida es la muestra más clara de agradecimiento y amor por la vida misma.

Cuando la sonrisa brota de una auténtica alegría de vivir, es también vivificante y propagadora de esa vida que, saboreada en toda su plenitud, hace florecer más abundantes ramos a su paso.

La sonrisa es la expresión sencilla de aquella palabra que canta continuamente al corazón: ¡Gracias Señor, porque me diste vida!

Escuchamos a Jesús que nos dice: “Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia” (Jn 10,10).

 sonreirPORQUE SOY ALGO MÁS

Sonrío al mundo y a la vida porque mi ser no tiene límites que lo encasillan a un destino fatalista.

En mi ser anida un sentimiento de futuro y eternidad desconocido, que se hace presente a mi conciencia como la certeza de la esperanza.

Por eso una sonrisa es capaz de abrir esa ventana donde todos los anhelos son posibles y donde mis límites humanos se integran a un ilimitado anhelo concreto que se me da como promesa que puedo ir realizando poco a poco, día a día al recordar la palabra de Jesús: “¿No valen ustedes más que las aves del cielo?” (Mt 6,26).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s